Mujeres en resistencia: desnudas y desnudando los femicidios en Honduras

0
1742

Con sus cuerpos desnudos, las mujeres organizadas en Honduras llamaron la atención de las autoridades, ante el aumento desmedido de crímenes en contra de mujeres en el país. En los últimos meses muchas mujeres han sido asesinadas y sus cuerpos desmembrados, sin embargo, las organizaciones feministas denuncian que para el gobierno esta situación no implica aún un problema social. En ese sentido, los asesinatos de mujeres acontecen en medio de la ausencia de políticas estatales que ataquen este problema desde la estructura.

Compartimos con ustedes el comunicado emitido por la Plataforma TODAS CONTRA LOS FEMICIDIOS, que dieron a conocer en el marco de una singular protesta.

2DO MANIFIESTO DEL MOVIMIENTO FEMINISTA/ DE MUJERES Y DE TODAS CONTRA LOS FEMICIDIOS

Nosotras, mujeres de todas las edades, habitantes de esta Honduras, ante el silencio y la falta de respuesta del Estado por los femicidios que diariamente y de formas cada vez más crueles se presentan en el país, hoy nos presentamos con estos cuerpos que son el cuerpo de la Matria viva y pujante, resistente y desnuda, pero también violada, torturada y asesinada.

Este cuerpo colectivo declara que sigue en rebeldía frente a los casi 200 femicidios y muertes violentas de mujeres que han ocurrido de enero a julio del presente año porque siguen siendo el escenario de la tortura y el horror, donde la ausencia del Poder Ejecutivo, Judicial, Legislativo sigue siendo evidente. Repudiamos los mensajes machistas que son dejados en las escenas de los crímenes instándonos a que volvamos a los espacios privados de la casa, que no hablemos, que no denunciemos, que no engañemos, que no andemos en las calles. Las calles son también son nuestros espacios, tenemos derecho a caminar libremente por ellas sin temor a ser acosadas, violadas, asesinadas. Reclamamos el derecho a recuperar las calles y nuestras vidas. Reclamos el derecho a recuperar la seguridad en nuestras casas, con nuestras parejas, con nuestras madres, con nuestras hijas e hijos, con la gente que amamos. Reclamamos el derecho a expresarnos libremente, sin temor, sin angustias.

Rechazamos también los mensajes que expresan que las mujeres somos responsables de nuestros propios asesinatos. En ningún caso es aceptable expresar que los femicidios se dan porque “las mujeres están cada vez más involucradas en estructuras del crimen organizado”. No se tiene hasta la fecha una investigación objetiva y científica por parte de los entes responsables que demuestren tal afirmación y en caso de existir, la desconfianza hacia estas instancias por parte de la ciudadanía, los haría poco creíbles. Tampoco aceptamos la etiqueta de “crímenes pasionales” para encubrir a una sociedad masculina que desprecia y trata como objetos a las mujeres. Los crímenes así llamados son planificados con anterioridad por sus hechores, que en la mayoría de los casos están plenamente conscientes de sus actos. Así que no son crímenes pasionales o vendetas organizadas, sean como sean, son femicidios.

Declaramos que somos luz, esperanza, fuerza y vida. Que estamos en pie de lucha por nuestras vidas y que seguiremos denunciando la ineficiencia del Estado no solo en investigar, si no en prevenir, sancionar y erradicar este tipo de crímenes. Que estamos hartas de tanta impunidad. De esta manera demandamos:

-La atención urgente del Estado en priorizar y dar respuesta integral a la problemática de los femicidios a través de los entes competentes: Agencia de Investigación Criminal, Fiscalía de la Mujer, Fiscalia de Delitos contra la Vida, Instituto Nacional de la Mujer, entre otros.

-Una estrategia integral para el abordaje no solo de los femicidios, si no, de la prevención y erradicación de los mismos, con un planteamiento orientado hacia la atención de las familias que sobreviven a las víctimas.

-Una investigación criminal seria y competente que pueda identificar y condenar a los femicidas, además de la exigencia en la devolución del presupuesto etiquetado de 30 millones asignado en el año 2016 para la investigación de los delitos contra la vida de las mujeres.

No estamos dispuestas a derramar más sangre, estamos dispuestas a tomarnos las calles, las avenidas, los edificios de todo el país hasta que nuestras demandas sea escuchada. Resistimos y seguimos peleando si es necesario, huyendo su es posible. Somos la matria que reclama justicia y que levanta por todas partes voces de fuerza y esperanza. Somos una, somos todas

QUE LA UNICA SANGRE QUE LA MATRIA DEBA DERRAMAR SEA LA SANGRE MENSTRUAL

COLECTIVO TODAS CONTRA LOS FEMICIDIOS

20 de Julio 2017