Elecciones en Honduras: los derechos de las mujeres se ponen en la agenda

0
75
Tomado de: http://www.aljazeera.com/news/2017/11/honduras-election-women-rights-put-agenda-171122151512963.html
Escrito por: por Heather Gies

Traducción y revisión: Claudia Mendoza

“Por lo menos debemos tratar de poner a las mujeres en la agenda”, dice Lucía Vijil

Vijil genera una serie de tweets dirigidos a los principales candidatos presidenciales de Honduras, presionándolos para hacer propuestas específicas sobre los derechos de las mujeres. Es más que clicktivismo, dice ella.

Vijil es una de las cientos de activistas con un mensaje claro para los políticos antes de las elecciones del domingo: las mujeres hondureñas no votarán por candidatos que las ignoren. Una recién graduada, Vijil, de 21 años, es la Comunity Manager de una nueva iniciativa financiada por Oxfam que busca poner a las mujeres en las agendas de los políticos.

La iniciativa llamada PoletikaH, un acrónimo español que combina política y ética, tiene como objetivo ampliar la conversación y exponer a los candidatos cuando no están a la altura de la ocasión.

 Agenda de las mujeres

Hartos de ver sus preocupaciones dejadas de lado, PoletikaH y más de 70 organizaciones de mujeres se reunieron para lanzar el 12 de septiembre una agenda política feminista que servirá como vara, para analizar el enfoque de los candidatos presidenciales en los problemas que enfrentan las mujeres antes de las elecciones del 26 de noviembre.

 Los problemas son graves.

Una mujer es asesinada cada 14 horas en una crisis de femicidios que alcanzó niveles epidémicos tras el golpe militar, respaldado por Estados Unidos en 2009, y que puso brevemente en el poder a Roberto Micheletti antes de que Porfirio Lobo Sosa, del conservador Partido Nacional, ganara las elecciones nacionales más tarde, ese año.

 Bajo estrictas reglas que prohíben el aborto, las mujeres pueden enfrentar hasta seis años tras las rejas por tratar de terminar un embarazo. En el país más desigual de América Latina, según datos del Banco Mundial, las mujeres también sufren de manera desproporcionada la peor parte de la pobreza, una tendencia mundial reconocida por ONU Mujeres, la agencia que se ocupa de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en todo el mundo.

Vijil explica en una entrevista telefónica, desde la capital hondureña, Tegucigalpa, estos y otros temas como la violencia doméstica desenfrenada y la discriminación de género en la educación, que han sido ignoradas durante mucho tiempo.

“PoletikaH representa un desafío complejo”, dice Vijil, que trabaja con el Centro para el Estudio de la Democracia (CESPAD). Destaca el machismo que impregna la política y la sociedad de Honduras, y la falta de conciencia acerca de la dinámica de género de cuestiones clave como la pobreza y la desigualdad.

La agenda detalla las demandas de políticas relacionadas con siete temas: violencia y feminicidio, feminización de la pobreza, institucionalidad y presupuestos, educación no sexista, salud reproductiva, participación política y derechos indígenas. Entre otras propuestas, se requiere la introducción de leyes integrales sobre violencia de género, educación sexual y reforma agraria con equidad de género. También aboga por la derogación de las leyes que limitan el acceso de las mujeres a bienes comunes, como la controvertida Ley de Minería y la Ley de Semillas.

La Ley de Minería de 2013 levantó una moratoria a las concesiones mineras, abriendo la puerta a la inversión extranjera, mientras que la Ley de Semillas de 1980, modificada en 2012, impone controles de certificación a las semillas, limitando su libre circulación. Los críticos argumentan que ambas leyes socavan la soberanía de Honduras y amenazan los derechos de los campesinos e indígenas al comercializar recursos naturales y biológicos.

A través de una perspectiva de género, muchas de las demandas resaltan problemas sistémicos de desigualdad, impunidad e instituciones públicas débiles evisceradas por años de neoliberalismo, que se han duplicado desde el golpe de 2009.

El Centro para la Investigación Económica y de Políticas ha informado que los gobiernos posteriores al golpe de Estado, han recortado el gasto social y buscado la inversión extranjera y la privatización de los servicios públicos como estrategias para reducir el déficit. Al enfatizar que las mujeres están expuestas de manera única a la pobreza y que la violencia de género afecta de manera desproporcionada a las mujeres pobres, una de las colegas de Vijil en PoletikaH, Alexandra Suazo, revela cómo las demandas feministas también desafían el modelo económico del status quo en Honduras.

“Mientras las mujeres no puedan salir de estas situaciones [de pobreza]”, dice Suazo, “mientras no tengan garantías para una vida digna, mejoras en sus derechos laborales y acceso a la tierra, tecnología y crédito, el país no se desarrollará sin importar la cantidad de inversión extranjera que llegue”.

Expandiendo el debate

A través de informes bisemanales que analizan los debates y las discusiones sobre políticas, PoletikaH califica a los tres candidatos presidenciales por su credibilidad feminista mientras cabildea ante las partes para profundizar sus propuestas. PoletikaH presenta las evaluaciones en un rastreador en línea usando símbolos rojos, grises, amarillos y verdes que permiten a los votantes evaluar la posición de los candidatos con respecto a la agenda de las mujeres.

 Vijil describe a PoletikaH como una herramienta de “confrontación”. Junto con los voluntarios, ella presiona a los candidatos en tiempo real en las redes sociales durante debates transmitidos u otros eventos. Incluso cuando los candidatos no abordan los temas, su equipo crea visibilidad sobre los problemas. La iniciativa no se limita a espacios en línea. Suazo lidera los esfuerzos de cabildeo de PoletikaH, incluida la negociación con los candidatos desde una perspectiva feminista para instarlos a propuestas más sólidas.

Suazo, que trabaja con una de las principales organizaciones feministas de Honduras, el Centro de Estudios de las Mujeres (CEM-H), explica que los resultados, aunque variados entre las partes, son innegables. “Somos conscientes del hecho de que el tema de las mujeres nunca se ha hablado tanto”, dice ella.

Las evaluaciones de los candidatos de PoletikaH han mejorado notablemente en las semanas previas a las elecciones. Suazo dice que la alianza de la oposición acordó incluir un capítulo completo en su plataforma sobre los derechos de las mujeres, mientras que se espera que el Partido Liberal y el Partido Nacional gobernante incorporen al menos un párrafo de la redacción recomendada por PoletikaH sobre los derechos de las mujeres.

En el rastreador, el candidato de la alianza opositora Salvador Nasralla obtuvo evaluaciones positivas en su mayoría, pero el candidato actual del Partido Nacional, el presidente Juan Orlando Hernández, aún carece de especificidad en la mayoría de los asuntos, mientras que el candidato del Partido Liberal Luis Zelaya cae entre los dos candidatos.

Tanto Hernández como Zelaya no han logrado abordar por completo los derechos indígenas, el tema de la agenda de mujeres que, según Suazo, ha sido el más excluido. Mientras todavía hay trabajo por hacer, Vijil argumenta que solo lograr que los candidatos se sienten en la mesa con activistas feministas es un paso en la incidencia.

 A contrapelo

A pesar de ser innovador PoletikaH, Vijil explica que las feministas y mujeres activistas de los derechos humanos deben avanzar hacia el uso de las herramientas digitales, como una demanda y tendencia del actual orden de cosas. Señala que el activismo digital tiene un historial comprobado de impulsar el compromiso político en Honduras, destacando como ejemplo semanas de protestas contra la corrupción en 2015, convocadas en las redes sociales, que exigían el fin del fraude gubernamental y las respuestas institucionales a la crisis de corrupción.

 “Tenemos que ver a PoletikaH no como una competencia contra las luchas en la calle”, dice Vijil. “Pero más bien representa otra herramienta para apoyar la construcción de un movimiento feminista y político”. El enfoque de las redes sociales también ha sido eficaz para atraer a los jóvenes, y los jóvenes constituyen una gran parte de los voluntarios de la iniciativa, según Suazo.

 Otros críticos se negaron a apoyar a PoletikaH por desacuerdos en la estrategia. El Centro para los Derechos de la Mujer (CDM), otra prominente organización feminista, sostiene que PoletikaH legitima una elección “ilegal” y desvía la energía de la “rebelión” de base.

El presidente Hernández es el primer presidente o ex presidente en buscar un segundo mandato luego de que un fallo contencioso de la Corte Suprema de 2015 cambió la constitución para permitir la reelección. Los críticos dicen que solo el pueblo hondureño tiene el poder de modificar la constitución, por lo que la candidatura de Hernández es ilegítima.

Neesa Medina del CDM argumenta que los movimientos feministas de base deberían trascender la política electoral. “Nuestra apuesta sigue siendo fortalecer y acompañar a los movimientos sociales en sus luchas internas y hacerlo con los valores feministas”, dice.

Pero Vijil cree que es mejor llevar a cabo una campaña de confrontación para desafiar a los candidatos que permitir que la elección pase sin ser molestada por el análisis feminista. “Al menos tenemos que tratar de poner a las mujeres en la agenda”, dice Vijil.

 Suazo está de acuerdo. Ella agrega que la agenda de las mujeres es algo histórico. No solo fue desarrollado colectivamente por grupos feministas, sino que también establece un ejemplo de análisis crítico y compromiso en la campaña, elementos que han faltado en el proceso electoral hondureño.

 Navegando por una democracia frágil

Las encuestas definitivas publicadas antes de la prohibición preelectoral de un mes sobre nuevos datos electorales le dieron a Hernández una ventaja de 15 puntos sobre Nasralla, su competidor más cercano. La alianza opositora advirtió sobre un fraude para robar las elecciones a favor de Hernández.

Independientemente del resultado, los activistas planean continuar usando PoletikaH para monitorear al nuevo presidente y responsabilizarlo por sus promesas de campaña. Vijil señala que los votantes que se sintieron representados por PoletikaH estarán bien equipados para exigir a su candidato con mayor supervisión. Ella se lamenta de que las elecciones a menudo se reduzcan a las campañas de marketing, pero es optimista de que una herramienta como PolétikaH ayudará a imponer controles y equilibrios.

Suazo espera que el trabajo de PoletikaH durante la campaña abra las puertas a los candidatos para que los movimientos de mujeres estén en una posición más fuerte para negociar las demandas. “Somos conscientes de que, como movimientos de mujeres y feministas, siempre tendremos que luchar para que se cumplan algunos de nuestros derechos”, dice. “Pero realmente necesitamos candidatos y políticos en Honduras para empezar a comprender la importancia de los derechos de las mujeres y garantizar que sean respetados”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 − 6 =